Probamos el Opel Cabrio 1.6 Turbo de 170 CV (I)

¿Qué mejor que acompañar el buen tiempo con un descapotable? En PaddockArea no hemos querido dejar pasar la oportunidad de ponernos al volante de uno de los vehículos más exclusivos, elegantes y bellos de los que dispone actualmente en su gama la compañía alemana Opel, el Cabrio.

El primer descapotable de la temporada que pasa por nuestras manos y como no, desde el primer momento en el que estuvo en mi poder, la capota estuvo plegada en el maletero, disfrutando a cielo abierto del sonido del motor gasolina de 170 CV que albergaba bajo el capó, así como las miradas de todas aquellas personas que o bien en coche o andando, giraban su vista para observar el llamativo diseño del exterior e interior del mismo.

El Opel Cabrio es objeto de miradas allá por donde pasa y no solo por el hecho de ser un descapotable, si no por la elegancia que transmite, el bonito rugido que emiten sus escapes o por el nivel económico de sus propietarios. El Cabrio no es un vehículo extremadamente caro, pero para aquellas personas que no conocen el modelo, este Opel es sinónimo de riqueza.

Elementos como la carrocería en acabado Verde oscuro metalizado, el interior tapizado en cuero marrón oscuro y el salpicadero, así como el volante, en piel negra con costuras en contraste, las llantas de aleación ligera de 18 pulgadas y la capota de lona a juego con el habitáculo marcan la diferencia respecto a un descapotable más sencillo. Aún así, abrir la puerta y encontrarnos con uno de los interior más elegantes y bonitos que podemos encontrar en la gama Opel actualmente.

Los asientos, de cuero perforado, como viene siendo habitual en la compañía perteneciente a General Motors, son sencillamente perfectos. Recogen el cuerpo, tanto en las piernas como en la espalda, impidiendo que nos movamos en las curvas sin que ello implique una pérdida de confort. La calidad del cuero roza la perfección, muy superior a la que utilizan modelos como el Astra o el Insignia mientras que el volante te pide kilómetros, curvas y diversión. Este cuenta con un aro bastante gordo, cuero perforado y la posibilidad de estar calefactado, ideal para cuando nos adentramos en carreteras de montaña con la capota plegada en pleno mes de Enero. Los asientos también ofrecen la posibilidad de calentarse en tres posiciones o de ventilar, opción perfecta para cuando en Verano el cuero está ardiendo tras estar el vehículo detenido al sol.

El Opel Cabrio es un vehículo que se adentra en el segmento Premium, ofreciendo una serie de elementos de confort, seguridad y de calidad que únicamente pueden ser superados por vehículos más costosos. Los asientos delanteros, además de incorporar todas aquellas opciones anteriormente mencionadas, también disponen de regulación eléctrica, llegando a desplazarse, tanto hacía delante como hacía atrás, cuando un ocupante desea acceder a las plazas posteriores. Además, la capota puede plegarse o desplegarse en movimiento a una velocidad máxima de 50 Km/h.

Elementos como la carrocería en acabado Verde oscuro metalizado, el interior tapizado en cuero marrón oscuro y el salpicadero, así como el volante, en piel negra con costuras en contraste, las llantas de aleación ligera de 18 pulgadas y la capota de lona a juego con el habitáculo marcan la diferencia respecto a un descapotable más sencillo. Aún así, abrir la puerta y encontrarnos con uno de los interior más elegantes y bonitos que podemos encontrar en la gama Opel actualmente.

Los asientos, de cuero perforado, como viene siendo habitual en la compañía perteneciente a General Motors, son sencillamente perfectos. Recogen el cuerpo, tanto en las piernas como en la espalda, impidiendo que nos movamos en las curvas sin que ello implique una pérdida de confort. La calidad del cuero roza la perfección, muy superior a la que utilizan modelos como el Astra o el Insignia mientras que el volante te pide kilómetros, curvas y diversión. Este cuenta con un aro bastante gordo, cuero perforado y la posibilidad de estar calefactado, ideal para cuando nos adentramos en carreteras de montaña con la capota plegada en pleno mes de Enero. Los asientos también ofrecen la posibilidad de calentarse en tres posiciones o de ventilar, opción perfecta para cuando en Verano el cuero está ardiendo tras estar el vehículo detenido al sol.

El Opel Cabrio es un vehículo que se adentra en el segmento Premium, ofreciendo una serie de elementos de confort, seguridad y de calidad que únicamente pueden ser superados por vehículos más costosos. Los asientos delanteros, además de incorporar todas aquellas opciones anteriormente mencionadas, también disponen de regulación eléctrica, llegando a desplazarse, tanto hacía delante como hacía atrás, cuando un ocupante desea acceder a las plazas posteriores. Además, la capota puede plegarse o desplegarse en movimiento a una velocidad máxima de 50 Km/h.

El vehículo que ha protagonizado durante esta semana la sección de pruebas estaba dotado de numerosos elementos de seguridad como el Cambio involuntario de carril, control de crucero, airbags en todo el habitáculo, el detector de ángulo muerto y fatiga. También cabe destacar otros elementos opcionales de confort como los asientos deportivos regulables de varias posiciones de manera manual, volante deportivo multifunción, pantalla a color, equipo de sonido de alta fidelidad, Bluetooth o la suspesión Flex Ride. También cabe destacar del detector de luz y lluvia así como el freno de mano eléctrico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.