Un coche eléctrico si que contamina más que un diésel

Llevamos varias semanas escuchando titulares de diversos medios de comunicación así como familiares o amigos comentando que los coches eléctricos contaminan más que sus homólogos de gasolina o diésel mientras que algunos youtubers o bloggers lo niegan. ¿Contamina más un coche eléctrico que uno de combustión?

La respuesta es sí y aunque directamente un coche eléctrico como tal no produce apenas emisiones cuando está en movimiento, a excepción si la energía consumida proviene de fuentes no renovables así como de la mínima contaminación que puedan producir su equipo de frenos y neumáticos, el proceso de fabricación de este tipo de coches es muy perjudicial para nuestro hábitat.

Un estudio realizado en la Universidad de Colonia, Alemania, afirma que un coche eléctrico, en igualdad de condiciones, contamina un 28% más que un gasolina y un 11% más que un diésel. Para ello se ha comparado a un Mercedes-Benz C 220d con un Tesla Model 3, situando la diferencia de emisiones en más de 80 gramos de CO2 entre el petrolero y el eléctrico en detrimento de este último.

Para que os podáis hacer una idea, el proceso de extracción del litio, el material con el que se fabrican el 90% de las baterías, es tan sumamente contaminante que sería necesario recorrer unos 150.000 kms al volante de un coche diésel para igualar las emisiones producidas por dicha batería sin que ni siquiera está última se haya utilizado.

A ese largo periodo de amortización de la batería habría que sumarle que una parte de la energía que utilizará dicha batería para alimentar el motor eléctrico del coche procederá de fuentes contaminantes, motivo por el cual esos 150.000 kms podrían acabar siendo bastante más que si no se hace uso de fuentes 100% renovables durante su vida útil.

Todo esto que os comento sería en el caso hipotético de que la batería de un coche eléctrico siga manteniendo su eficiencia y fiabilidad durante más de 150.000 kms y es que en la gran mayoría de ocasiones, con el paso del tiempo, las celdas de la batería pierden capacidad de carga, teniendo que ser sustituida por una nueva para que su propietario pueda mantener una autonomía decente en su coche “ecológico”.

Parece claro que el futuro de la automoción pase si o sí por el coche eléctrico antes de que lleguemos al de hidrógeno. El problema reside en la legislación y los políticos. En España nos han vendido que los eléctricos son coches de 0 emisiones, ofreciendo numerosas ventajas tanto en la compra como en el acceso de las ciudades o en los propios impuestos que pagan sus propietarios respectos a aquellos que tenemos un gasolina o diésel en nuestro garaje, endemoniando al diésel que tan bueno nos lo pintaron hace apenas una década.

Ni los diésel son tan malos ni los eléctricos son la solución a los problemas de contaminación de las ciudades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.