A partir del 24 de Abril será obligatorio llevar la etiqueta medioambiental

En la actualidad, el nivel de contaminación que existe en las grandes ciudades y en nuestra atmósfera en general es un tema que por primera vez en nuestra historia nos ha hecho tomar consciencia de ello, nos preocupa y poco a poco se empieza a debatir en los parlamentos y es que desde que en Septiembre de 2015 saltasen las alarmas tras el famoso Dieselgate de Volkswagen, tanto políticos como ciudadanos hemos empezado a ver un mal en el nivel de emisiones de los coches que debemos erradicar.

A principios de siglo, Europa así como nuestro gobierno tomaron la decisión de incentivar al diésel, emitía menos CO2 que los gasolina, consumían menos y su enorme entrega de par a bajo-medio régimen los hacía más sencillos de conducir a la gran mayoría de la población. Pero el diésel tenía un gran problema. Por menores que fuesen las particulas de CO2 emitidas, los niveles de NOx, así como otros muchos gases, eran muy superiores a los gasolina atmosféricos de inyección indirecta que se habían estado vendiendo hasta hace pocos años.

En 2007 hizo acto de presencia la Euro5 y con ella los famosos filtros de partículas, ayudando a reducir drásticamente los óxidos de nitrógeno así como las humaredas que tan característicos han hecho a los diésel a lo largo de los años. Esta normativa, junto a la Euro6, incentivó a los fabricantes a diseñar motores gasolina cada vez más pequeños, unido a sistemas de inyección directa y turbocompresores con el único objetivo de bajar los consumos y el CO2. La teoría, como suele ser habitual, era bonita pero no se tuvo en cuenta el aumento de la temperatura en la cámara de combustión y con ella los dichosos NOx que tan perjudiciales son para nuestra salud.

Los diésel siguieron mejorando, añadiendo nuevos sistemas anticontaminación como el Adblue o las trampas de NOx y aunque será difícil que lleguen a los niveles de los gasolina, la realidad es que estos últimos emiten más de CO2 y además, con la llegada del downsizing han aumentado radicalmente la emisión óxidos de nitrógeno (NOx). Los híbridos en muchos casos los pintan como la solución a los problemas de movilidad actual pero en su gran mayoría de casos únicamente son eficientes en ciudad, donde sacan provecho de los sistemas eléctricos, mientras que en autopista consumen no solo más que un diésel de prestaciones similares si no que me atrevería a decir que en muchos casos más que un gasolina a igualdad de condiciones.

En 2016, con el objetivo de diferenciar a los coches que más contaminaban de los más eficientes, la DGT estableció un sistema conocido como “Etiqueta medioambiental”, dividida en cinco categorías, un etiquetado que poco o nada tiene que ver con la realidad, dejando un vacío legal del que se han sabido aprovechar los fabricantes para sacar al mercado mecánicas, ya sean diésel o gasolina, Mild Hybrid con etiqueta ECO por poner un ejemplo.

  • Coches sin etiqueta – Gasolinas matriculados antes del 2.000 y diésel antes del 2.006
  • Etiqueta B – Gasolinas matriculados entre el 2.000-2.006 y diésel entre 2.006-2.014
  • Etiqueta C – Gasolinas matriculados del 2.006 en adelante y diésel de 2015 a la actualidad
  • Etiqueta ECO – Híbridos con menos de 40 km en modo eléctrico, GLP y GNC
  • Etiqueta “0” – Híbridos enchufables con más de 40 km en modo eléctrico y eléctricos

A partir del próximo 24 de Abril de 2019, la ciudad de Madrid obligará a todos sus conductores a llevar en algún lugar visible del parabrisas la etiqueta correspondiente, llegando a denunciar al propietario del vehículo en caso de no portarla o llevar una etiqueta de otro automóvil. La DGT recomienda situarla en la esquina inferior derecha junto a la pegatina de la ITV si fuese necesario.

Con el paso de los meses se habla de un realizar ajustes en la etiqueta correspondiente a cada vehículo, algo necesario ya que en la actualidad muchos son los coches que se han quedado sin su etiqueta por no estar matriculados en el año necesario cuando si cumplen con la normativa anticontaminación correspondiente, mientras que otros que contaminan más que vehículos B ó C llevan la ECO o Cero. ¿Por qué sabéis lo que contamina el proceso de fabricación de un coche eléctrico?

Cada etiqueta tiene una serie de ventajas y privilegios para unos e inconvenientes para otros y es que con Madrid Central 100% operativo, solo los residentes, invitados o vehículos con etiqueta ECO ó CERO podrán acceder a la Almendra Central. Los CERO también podrán hacer uso del carril Vao sin la necesidad de llevar dos o más ocupantes así como el uso gratuito de zonas azules y verdes entre otras.

Para los que todavía no cuentan en su poder con la etiqueta de su coche se puede adquirir en cualquier oficina de correos por el módico precio de 5 Euros.

1 comment

  1. Que bueno es pensar en el mejoramiento del medio ambiente. Tratando de innovar la mecánica de los automóviles sin que afecte al planeta

    Me gusta

Responder a Guillermo cantillo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .