El BMW Serie 1 2020 se pasa a la tracción delantera

Quién nos iba a decir hace apenas una década que BMW, el fabricante por excelencia de la tracción trasera y el placer de conducción para el común de los mortales, iba a lanzar una completa gama de modelos cuya potencia llegaría al suelo gracias al eje delantero o en su defecto, para las variantes más prestacionales y equipadas a través de las cuatro ruedas y es que los de Munich, al igual que en Mercedes-Benz, poco a poco, están completando una serie de modelos de acceso a la gama con una disposición que deja mucho que desear para los puristas de la marca.

Cuando en el año 2015 BMW presentó la segunda generación del X1 muchos fueron los que se llevaron las manos a la cabeza al conocer que este modelo estaría basado en la misma plataforma que más adelante harían uso modelos de MINI como el Clubman o el Countryman, es decir, una base en la que el motor, a diferencia del resto de modelos firmados por BMW, está situado en posición delantera-transversal, obligando a transmitir la fuerza del propulsor al eje delantero y perder el famoso reparto de pesos de la firma alemana.

Junto al BMW X1 también hicieron acto de presencia los BMW Serie 2 Active Tourer y Gran Tourer, con diferencia los dos mejores monovolúmenes del mercado pero que al igual que el recién estrenado SUV desde un primer momento serían tracción delantera o integral como opción y es que esta clase de vehículos BMW los ha diseñado con otro concepto en mente, priorizando el espacio y el confort frente a las prestaciones y el tacto de conducción de la que hacen gala y presumen sus hermanos mayores. Aún así, desde la experiencia puedo decir que siguen siendo coches con un cierto carácter deportivo.

En 2018 llegó al mercado el BMW X2, un crossover del segmento C basado en el X1 con una estética menos familiar y más enfocada a ese público joven que prioriza el diseño y la tecnología frente al placer de conducción y es que hoy en día muchos son aquellos que o bien no saben ni si quiera distinguir una delantera de un trasera cuando van al volante o simplemente no le dan importancia al disfrute de la conducción ya que cuentan con otras preferencias, motivo por el cual BMW ha decidido apostar todo al rojo con la tercera generación del Serie 1, algo que ya hicera en su momento Mercedes-Benz y tal y como hemos podido comprobar con el paso de los años ha sido una receta rompedora a la vez que acertada.

Ya en 2017, con el lanzamiento del segundo restyling del actual Serie 1, se empezó a especular con la pérdida de la propulsión cuando la tercera generación del compacto alemán llegase a los concesionarios. No íbamos para nada desencaminados y es que los primeros prototipos comenzaron las pruebas en carretera y con ellas fueron llegando fotos espías que nos empezaron a adelantar las formas que llevará el sucesor del último compacto de tracción trasera del mercado, unas líneas de diseño que en todo momento nos han recordado a un X2 con menor altura libre al suelo y que ningún parecido le encontramos con las dos generaciones previas del Serie 1.

También se confirmó, como era de esperar, la pérdida del famoso y mítico motor de seis cilindros que han acompañado desde el comienzo de la saga a las variantes más prestacionales y deportivas de la gama en detrimento del cuatro cilindros más potente jamás fabricado por la firma alemana, un 2.0 Turbo con una potencia confirmada de 306 CV basado en el mismo bloque que montan otros modelos de la familia como el 230i ó 430i. Este propulsor irá asociado a una caja de cambios automática y a un sistema de tracción integral xDrive que permitirá rivalizar de tú a tú con rivales como el Ford Focus RS, Audi S3 o Mercedes-AMG A 35. Con el paso del tiempo se espera la llegada de una variante aún más radical para devolver el trono al Rey de los compactos.

No todo van a ser pegas a un nuevo modelo del que aún tenemos información con cuenta gotas y es que a cambio de perder el eje trasero motriz el Serie 1 2020 ganará en habitabilidad, principalmente en las plazas traseras, aumentando el espacio para las piernas y la cabeza, algo de lo que ha pecado siempre las dos generaciones previas del modelo. El maletero contará con 380 litros de capacidad, 20 litros más que el del Serie 1 2017 mientras que la reducción en costes de fabricación ha permitido a BMW, tal y como hemos podido saber de primera mano, mejorar la dotación tecnológica así como la calidad percibida de los materiales de interior, algo que modelos de la competencia como el Audi A3 siempre han estado por encima de su rival alemán.

En la galería de imágenes podéis ver imágenes de nuestro protagonista con un nivel de camuflaje cada vez menor aunque no será hasta finales de año cuando salgamos de dudas. Aún así, fuentes cercanas a BMW nos han confirmado que el nuevo Serie 1 2020 seguirá siendo el referente en cuanto a compactos deportivos se refiere, con el mejor chasis de tracción delantera jamás antes visto en el mercado. Impacientes le esperamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.